Bodegas Crial

Historia de la Bodega


Nuestra empresa inició su andadura en las elaboraciones vitivinícolas a comienzos del siglo XX, cuando se logró superar la crisis de la filoxera y las nuevas plantaciones de viñedos comenzaban a peinar los bucólicos valles del municipio de Lledó. Aquellos primeros caldos, elaborados con el mayor sacrificio, sin límite de horas de trabajo, se comercializaban, a lomos de caballerizas, en las demás poblaciones del Matarraña y, de forma especial en los pueblos meridionales de Cataluña, desde la ciudad de Tortosa.

Desde entonces, con cerca de un siglo de tradición vitivinícola, la empresa ha llegado a nuestros días, de la mano de sus descendientes: el matrimonio formado por Ismael Albesa y María Teresa Crivillé y sus dos hijos: Carlos y Raquel, no sólo han recogido el testigo de sus bisabuelos, sino que han querido formarse académicamente cursando estudios de Enología, en un deseo por dar un impulso sin precedentes a la empresa familiar, desde 1993 llamada Bodegas Crial Lledó, S.L.

 




El futuro

Nuestro futuro pasa indudablemente por redoblar esfuerzos e ilusiones. Nuestros proyectos más inmediatos son continuar con las obras de ampliación de la zona de almacenamiento del producto elaborado, la creación de un laboratorio propio, la creación de un espacio de acojida al público para venta directa y sala de catas.
A medio plazo también tenemos la intención de impulsar una iniciativa enoturística dirigida a promocionar nuestros productos, y los valores patrimoniales del Matarranya y el Bajo Aragón.